Climatizador por bomba de calor

Cuando piensas en la refrigeración de una habitación caliente, probablemente no te vengan a la mente las bombas de calor. De hecho, las dos primeras palabras en las que seguramente pienses sean "aire acondicionado". Sin embargo, hay climatizadores de aire con bomba de calor que pueden servir tanto para refrescar nuestras estancias en los días de verano, como para calentarlas durante el invierno.

Climatizador por bomba de calor

En pocas palabras, una bomba de calor es un dispositivo que utiliza una pequeña cantidad de energía para mover el calor de un lugar a otro. No es demasiado difícil, ¿verdad? Las bombas de calor se utilizan normalmente para tirar calor al aire o al suelo de una casa para calentarla, pero también se pueden invertir para enfriarla. En cierto modo, si sabes cómo funciona un aire acondicionado, entonces ya sabrás mucho sobre cómo funciona una bomba de calor. Esto es porque las bombas de calor y losacondicionadores de aire operan de una manera muy similar.

Una de las mayores ventajas de una bomba de calor de un sistema estándar de calefacción por ventilación y una unidad de aire acondicionado (HVAC) es que no hay necesidad de instalar sistemas separados para calentar y enfriar tu casa. Las bombas de calor también trabajan de forma muy eficiente, ya que simplemente transfieren el calor, en lugar de quemar combustible para crearlo.

Esto hace que sean un poco más verdes que las estufas de gas de combustión. Y no sólo sirven para calentar o enfriar edificio. Si alguna vez has disfrutado de un jacuzzi o una piscina climatizada, entonces es probable que tengas que agradecérselo a una bomba de calor. Las bombas de calor funcionan mejor en climas moderados, por lo que si en la zona dónde vives, no experimentas temperaturas extremas de calor o frío, puedes utililizar una bomba de calor en lugar de una estufa y un aparato de aire acondicionado. Esto podría ayudarte a ahorrar un poco de dinero cada mes.

Hay muchos tipos diferentes de bombas de calor, pero todos ellos operan con el mismo principio básico, la transferencia del calor. Esto significa que en lugar de quemar combustible para generar calor, el dispositivo mueve el calor de un lugar a otro. Hay una clave para que todo esto suceda, el calor de forma natural fluye hacia abajo. Esto significa que tiende a moverse desde una ubicación con una temperatura alta a una ubicación con una temperatura más baja. Es bastante simple. Lo que hace una bomba de calor es utilizar una pequeña cantidad de energía para cambiar ese proceso a marcha atrás, quitando el calor de un área relativamente a baja temperatura, y bombeándolo a un área a una temperatura más alta. Así que el calor se transfiere de una "fuente de calor", como el suelo o el aire, en un "disipador térmico" como podría ser tu hogar.

Climatizador frío calor

Uno de los tipos más comunes de bomba de calor es la de fuente de aire. Esta maravilla de la tecnología moderna coge el calor del aire fuera de tu casa y lo bombea hacia el interior a través de las bobinas llenas de refrigerante, no muy diferentes de las que puedes encontrar en la parte trasera de tu nevera. El dispositivo es bastante básico. Para que funcione, en su interior encontrarás dos ventiladores, las bobinas del refrigerador, una válvula de inversión y un compresor.

La bomba de calor de aire necesita el calor del aire exterior y lo transfiere a los conductos de aire interior. Con una serie de modificaciones, los sistemas de aire originales también pueden trabajar con otros tipos de sistemas de calefacción interior.

La clave para permitir que la bomba de calor enfríe también es la válvula de inversión. Esta parte versátil invierte el flujo del refrigerante, de modo que el sistema empieza a funcionar en la dirección opuesta. Así que en lugar de bombear calor dentro de tu casa, recogerá el calor de la habitación y lo expulsará al exterior justamente como hace el aire acondicionado. Cuando el refrigerante se invierte, absorbe el calor del interior de la unidad y lo expulsa hacia el exterior. Es aquí donde el calor se libera, permitiendo que el refrigerante se enfríe de nuevo y fluya hacia el interior para recoger más calor. Este proceso se repite hasta que la habitación tenga una temperatura fresca y agradable.