Climatizador o aire acondicionado en el coche

De vuelta en la década de 1930, los fabricantes de automóviles comenzaron a ofrecer una nueva opción de marca: calefactores eléctricos integrados en el salpicadero.

Climatizador o aire acondicionado en el coche

Unos años después, Nash Motors, que se fue a la quiebra en 1954, se le ocurrió una forma de ejecutar el aire exterior pasado del motor. El motor calentaba el aire, el aire calentaba la cabina y la cabina mantenía a los pasajeros calentitos. Todo el mundo estaba feliz.

Desde entonces, hemos recorrido un largo camino y es ahora bastante inusual encontrar un coche que no tiene aire acondicionado. El aire acondicionado aumenta el sistema de ventilación de Nash con una capacidad de refrigeración, utilizando un compresor para bajar la temperatura, de la misma forma que lo hace una nevera.

Muchos automóviles ahora vienen con control de temperatura, ya sea de serie o como opción extra. Es una progresión natural a partir del aire acondicionado, al igual que el aire acondicionado era un paso lógico a partir de la calefacción y la ventilación.

Calefacción y ventilación

Este es el sistema más básico, y con el que cada coche cuenta. Sólo tiene la capacidad para soplar aire caliente en la cabina o ventilar dejando pasar el aire a temperatura ambiente, es decir, a la temperatura exterior. Así que, durante los caluroso meses de verano, realmente vas a pasar calor.

Aire acondicionado

Esto añade la capacidad para enfriar el aire ventilado por debajo de la temperatura ambiente. Funciona mediante el paso de un ciclo de fluido refrigerante a través de un compresor y un evaporador que aspira la energía térmica desde el aire que entra en la cabina.

Normalmente, con el aire acondicionado del coche, el conductor sólo puede establecer una única temperatura en todo el habitáculo. Los ocupantes de la cabina sí que pueden ajustar la velocidad del ventilador y el grado de enfriamiento, que a su vez determina la temperatura del interior del vehículo. En general, sólo tienes que elegir un ambiente más fresco o más cálido que el actual, en lugar de escoger una determinada temperatura.

Control climático

El climatizador va un paso más allá, utilizando sensores adicionales y una ordenador para permitir una gestión más precisa de la temperatura de la cabina. Fundamentalmente, es un sistema más fácil de usar que el aire acondicionado debido a que los ocupantes de la cabina pueden ajustar la temperatura deseada.

De esta manera en lugar de estar modificando los ajustes del aire acondicionado, los ocupantes no tienen que pensar en la cantidad de calefacción o de refrigeración que quieren, simplemente dejan que el equipo trabaje por ellos. Una vez que el sistema ha alcanzado la temperatura deseada, éste se estabiliza y la mantiene.

Climatizador de coche

Muchos sistemas de control climático también permiten que sus ocupantes establezcan sus propias temperaturas personales. Estos suelen conocerse como climatizador bi-zona (de doble zona, para los lados izquierdo y derecho) o de tres zonas (pasajeros delanteros de la izquierda y de la derecha y los pasajeros traseros). De esta forma se acaban las luchas por la temperatura del vehículo.

¿Cuál es la mejor opción para ti?

Esto a menudo es determinado por tu presupuesto y la elección del coche.

Si un coche lleva aire acondicionado de serie y clima como extra, la decisión es tuya. Configurar un aire acondicionado no es difícil (pero no tan fácil como lo es un climatizador) y el dinero que te puedes ahorrar en este extra, lo puedes invertir en un control de navegación por satélite integrado.

Sin embargo, si estás buscando un coche full equip, lo más probable es que quieras tenerlo en tu vehículo. ¿Por qué? Debido a que podría hacer que tu coche fuera más atractivo en el mercado de segunda mano. Eso no quiere decir que valdría más, pero podrías venderlo más rápido cuando llegue el momento.