Climatizador de pared

El principio de la refrigeración por evaporación es relativamente simple. El aire caliente pasa por unas alhohadillas empapadas de agua. Al evaporarse el agua, el aire se enfría.

Climatizador de pared

El calor necesario para provocar la evaporación se extrae de la misma corriente de aire. El cuerpo humano utiliza este principio para controlar la temperatura corporal mediante la variación de la cantidad de humedad en la superficie de la piel (transpiración). La evaporación de esta humedad enfría la piel y ayuda a bajar la temperatura del cuerpo.

Los climatizadores evaporativos modernos utilizan un ventilador para absorber el aire caliente exterior y pasarlo por unas almohadillas empapadas de agua. Éstas, también filtran las impurezas del aire, a la vez que disminuyen la temperatura del mismo debido a la evaporación del agua. El aire enfriado se distribuye a una habitación o a varias gracias a unos conductos.

Las almohadillas filtrantes están mojadas por el agua que mueve la bomba de agua situada en el interior del climatizador. La bomba consigue el agua del depósito o tanque, que puede llenarse de forma automática si está conectado a una fuente de agua o puedes rellenarlo manualmente a medida que se va agotando.

Gracias a este proceso sencillo y natural, el contenido de humedad en el aire se incrementa. Debido a que el principio básico de este dispositivo es la evaporación, los climatizadores evaporativos funcionan mejor y de forma más eficiente en los climas secos y cálidos. Si el ambiente es demasiado húmedo, el climatizador evaporativo además de no cumplir su objetivo de enfriamiento, será contraproducente, ya que aumentará demasiado el nivel de humedad, pudiendo provocar el crecimiento de moho y la corrosión del equipo.

Mediante el control del flujo de aire (velocidad del ventilador), puedes controlar la temperatura del ambiente. El aire que se enfría siempre proviene del exterior, por lo que es aire nuevo, no recirculado. Para poder disfrutar de la máxima refrigeración, debes vigilar que el conducto de aspiración del aire no se obstruya con nada, al igual que las rejillas o conductos de salida del aire frío. A diferencia de los sistemas tradicionales de aire acondicionado, los climatizadores evaporativos necesitan tener las puertas o ventanas abiertas.

Debido a que el climatizador evaporativo se está continuamente evaporando el agua de las almohadillas, naturalmente, requiere un suministro de agua. Ten en cuenta que las sales del agua no se evaporan, por lo que poco a poco, puede aumentar la concentración de sales en el tanque. Las sales pueden quedar atrapadas en las almohadillas, haciendo que el agua gotee sobre el techo. Para superar esto es necesario una purga continua o un medidor de salinidad y una válvula en la bomba de salida.

Climatizador evaporativo de pared

Hay tres tipos principales de enfriadores evaporativos. Los climatizadores evaporativos por conductos, los climatizadores de pared o ventana y climatizadores evaporativos portátiles.

Los climatizadores evaporativos se pueden montar en el exterior de una pared con un conducto de conexión directamente a la habitación. Si el ventilador está situado en el exterior, el nivel de ruido puede reducirse enormemente. Sin embargo, si el ventilador sopla el aire directamente en la habitación, como lo hace en la mayoría de estos dispositivos, el nivel de ruido será más elevado.

Los climatizadores de pared son excelentes opciones debido a la gran variedad de diseños, su precio en comparación con otros sistemas de refrigeración y por el poco espacio que ocupan. Los climatizadores evaporativos de pared tienen la ventaja de no tener que almacenarlos durante los meses fríos, ya que no molestan. Además, algunas unidades disponen de una bomba de calor, por lo que los puedes utilizar durante el invierno como complemento de tu sistema de calefacción.